Posteado por: Arianna Bañuelos | noviembre 7, 2010

…Si la madre

Recuerdo que el clamor de aquellos labios podría haber sido tan simple. Acaso una palabra, y un murmullo dulce dormitaría sereno mientras se le vería tejiendo, la lisura ilustre de sus sueños. Si pudiera haber vivido antes que ella, para decirle que una espalda contra el frío es seca, y la dulce ternura a su locura es una campana que avista las horas.

Podría haber sido un frente frío en los hijos de ella; una tabla comprobaría el contacto a mi migraña, que transmuta después de veinticinco años y el frente frío me culpa, me impulsa a la memoria ahora del consuelo. Madre yo fui antes de mi madre.

Queridísima hija, le habría dicho, un sueño es un suspiro que apenas será borrado de tu sombra. Si te casas ahora, recordarás al hombre blanco, como lo fuera el relámpago pronto que se apaga y se desvanece en el tiempo. Ese hondo silencio que callaste y después, demasiado gritaste, dormido como una tela que envolviera tu sed de madre.

Calla, hay horas que permanecen despiertas. Siento crecer lo que debió haber sido de ese canto. Extraño siempre el sonido de la madre. Extraño tu hierro que luego forjaste, en cada anhelo estirado en el mar airado. Extraño ser el hombre que debí haber sido para proteger tus ojos pálidos, cuando suplicabas que las aves no perdieran sus últimas plumas y las muñecas no acabaran por desangrarse. Y algo de mí nació, un árbol plantado, parecido al roble sobre tus labios rojos, de porcelana que luego besaste.

Soy por tanto, de tal intensidad como las lágrimas de tu perfume amargo, que a veces respiro desde el fondo de los galopes como pincel de mármol. Soy de tal fuerza como la flor de cristal, que a veces suele ser la fragancia más extinta. Nací de verte dormir y Alguien me recogía mientras tú reclinabas para no sentir. Me marea este sueño de tu laberinto prodigioso. Extraño, porque este vaivén para mí es una ola serena, que me acerca más al punto de gritar quién soy al fin de mi locura…

Un placer de tus lágrimas soy y un torbellino de tus besos puntiagudos. Una sonrisa a tus carcajadas de ironía y un silencio a tu sensibilería. Una caja musical a tus besos caprichosos y una luz que amanece por fe de erratas. Un psicópata a tu enfermedad bipolar. Un masoquista a tus desvelos. Un rompedor de cristales a tus sopranos y a tus graves. Un depredador a tus acertijos. Un loco de amor. Un degenerado mental que se siente orgulloso de tus vueltas de 360° porque son divertidas, son auténticas, son todas tuyas. Un admirador de tu belleza y un perseguidor por tanto de mujeres tiernas. Un artesano de manualidades que colecciona días por todos los años que callaste.

Soy el silencio del parto antes del parto. Soy la encrucijada de tus miedos. Soy a quien más admiras y a quién más temes. Soy el agua que refleja tu espejo. Soy tus sueños de niña, tus antifaces de adulta, tus anhelos de vida

:

Maduré antes de que tú nacieras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: