Posteado por: Arianna Bañuelos | enero 28, 2011

El Testamento

Inspiración

He estado ocupada no sé en qué. Pensando cómo reescribir el Testamento.

Va la hora ciega. Va la hora en que todas las luces se apagan (x3)

Gepetto y el niño no libre. después libre.

Va la primera hora. Como el agua fría, a veces cálida.

Esto es una obra inacabada.

Conjetura.

El Testamento, comencé, es una pincelada de cosas que ya dejé de temer. El Testamento es una música de Bach, escrita en visiones y danzas, en breves pausas que me despertaban noctámbulo, en breves quejidos  que escuchaba ciego.  El Testamento es una obra que yo temía sería el principio de la muerte, y en realidad comenzaba todo desde aquella vez que decidí callar.

Parábola

Mi vida, decía el soñador, es para aquellos que deciden perdonar.

Cuando perdonas, Dios te oye.

Metáfora.

Cuando los títeres se crearon, pensaban que eran ojos, orejas, pieles. Hasta que el ojo le empezó hablar a la piel, y la piel empezó a sentirse.

La piel tampoco le dijo al ojo: ojo, ¿por qué me ves así? Y el ojo no le cuestionó nada a la piel.  Cuando convivieron juntas dejaron ser la parte del títere que sólo se movía con sus hilos. Y caminaron, poco a poco siendo niños, poco a poco siendo hombres.

Resumen.

El testamento es libertad, por eso resulta difícil comenzar. El Testamento es de aquellas cosas que sólo se aprenden amando. El títere le da gracias a su Creador y nunca le cuestiona de dónde sacó tan maravillosos materiales…

¿Cuestiona? o escribe…y escribe…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: